viernes, 3 de julio de 2009

GRANADOS Y DELGADO (Anarquia España 3)

Mayo 27, 2009
El 17 de agosto de 1963 eran ejecutados en la prisión de Carabanchel los jóvenes libertarios Francisco Granado y Joaquín Delgado. Ambos eran miembros de las Juventudes Libertarias, ambos habían sido detenidos días antes acusados de haber realizado una serie de atentados con los que no tenían nada que ver. Años después los autores materiales de los mismos se han encargado de demostrarlo. En menos de un mes el proceso sumarísimo que se les había incoado hizo funcionar una vez más en España el siniestro mecanismo del garrote vil.

PAGINA OFICIAL (CNT-ESPAÑA)

PODES ESCUCHAR EL PROGRAMA

BLOKE 1
BLOKE 2

DESCARGA DIRECTA DESDE AQUI

BLOKE 1
BLOKE 2

Granado y Delgado: Entrevista con Octavio Alberola

En este programa hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Octavio Alberola, uno de los responsables de los diferentes grupos libertarios que a partir de la década de los sesenta hostigaron con sus acciones al régimen franquista. Con este veterano libertario trataremos de arrojar algo de luz sobre los muchos interrogantes que genera todavía la muerte de Granado y Delgado.
Podes descargar la entrevista completa de radio Onda-expansiva de la cual compartimos los momentos mas significativos en Atrapados en Libertad
Entrevista a Octavio Alverola


Xavier Montanyà
Periodista y co-autor de "Granado y Delgado. Un crimen legal"
La Historia de Francisco Granado y Joaquín Delgado no interesaba a nadie. No aparecía en los libros de historia. Preferían que no apareciera nunca. Además, la investigación de su caso, podía llegar a demostrar que, efectivamente, los dos jóvenes libertarios eran inocentes de los actos por los que fueron condenados y ejecutados, y, quizá, abrir una brecha de reclamaciones legales, de revisiones de juicios, de acusaciones concretas y probadas de las criminales injusticias cometidas durante la dictadura de Franco. Se emitió en Francia y nos dieron un premio Fipa de Plata en el festival de televisión de Biarritz. No obstante, Televisión Española hizo todo lo que pudo por no emitirlo. La prensa española se hizo eco de esta actitud y la criticó ampliamente. El canal ARTE les obligó, merced a un acuerdo de colaboración que habían firmado recientemente. Finalmente se vio, de noche, a altas horas de la madrugada, casi clandestinamente. Ahora niegan la revisión judicial del caso. Razonan como los franquistas. La guerra continúa. Y Manuel Fraga Iribarne también. El entonces Ministro de Información de Franco se negó a ser entrevistado por nosotros, hecho que subrayamos en el documental. Sigue siendo Presidente de Galicia, elegido democráticamente por un pueblo que no ha podido saber o que ha olvidado su pasado fascista.



Videos tu.tv
Prólogo
La Confederación General del Trabajo, en su actuación de recuperación de la memoria libertaria, está reivindicando la rehabilitación de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado como víctimas del franquismo; ha organizado una exposición que recorrió todo el país, apoyado las iniciativas del Grupo pro revisión del proceso Granado – Delgado, prestado asesoramiento jurídico, así como ha dado aliento a las familias de los compañeros, desde la presentación del Grupo en Madrid, el 25 de mayo de 1999, en el Club Internacional de Prensa. El caso Granado–Delgado es un triste ejemplo, de uno de los muchos, ¡demasiados ya! procesos ilegales que ejecutó el franquismo para masacrar a la clase obrera y reprimir cualquier conato de oposición a su régimen de terror.
La guerra civil, la represión franquista y la recuperación de la memoria histórica, siguen generando interés entre la ciudadanía. ¿Cómo es posible, nos preguntamos muchos, que los crímenes del franquismo sigan impunes y que a sus autores no se les haya pedido responsabilidades? ¿Que siga pendiente la rehabilitación e indemnización de todas las víctimas del franquismo? Los perdederos de la guerra civil han sido los parias de la desmemoria de este país, los más olvidados de todos los olvidados, los más vencidos de los infi nitos vencidos. Darles nombre, recordarlos, desearles que la tierra les sea leve, no es un acto de venganza es un acto de justicia, es un derecho elemental de quienes los añoraron día tras día para cicatrizar las heridas de las víctimas y sus familiares.


folleto granado


Sacco y Vanzetti, 80 años después. Granado y Delgado, 44 años después

Con el título de “ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE LOS DOS CHIVOS EXPIATORIOS MÁS CÉLEBRES”, El Periódico de Catalunya publica hoy (21-08-2007) un artículo de Noelia Sastre, enviado desde Nueva York, dando cuenta de los comentarios que el 80 aniversario del asesinato de los anarquistas Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti ha provocado en la prensa de los EE.UU.


Mientras que en EEUU vuelve a la actualidad el crimen de estado contra Sacco y Vanzetti, en España se intenta enterrar el caso Granado y Delgado


Para Noelia Sastre, esos comentarios demuestran que los “EEUU repasa uno de los episodios más negros de su historia a los 80 años de la ejecución de los dos anarquistas”, y que “los analistas ven paralelismos con la actualidad”.

Así, tras recordarnos que este jueves, 23 de agosto, es el 80° aniversario de esa ejecución en la silla eléctrica de “ ‘un buen zapatero y un pobre vendedor ambulante de pescado’, como ellos mismos se definieron en una entrevista con The New York World durante el juicio que elevó a la categoría de mitos a estos dos humildes inmigrantes anarquistas ”, Noelia Sastre nos informa que:

“Ocho décadas después de aquel 23 de agosto de 1927, en que culminó un caso que despertó una ola de antiamericanismo en todo el mundo —con manifestaciones desde Marraquech a Sídney—, EEUU repasa una de las páginas más negras de su historia con un nuevo libro, Sacco y Vanzetti: los hombres, los asesinatos y el juicio a la humanidad, del periodista Bruce Watson.

“La prensa estadounidense recuerda cómo, en plena edad del jazz, las cosas no eran tan distintas a este comienzo del siglo XXI. "Ahora, como entonces, una decisión americana ha escandalizado al mundo", escribe The Boston Globe, el periódico de la ciudad que vio morir a los anarquistas.”

Y haciéndose eco de otro comentario de la prensa estadounidense, la periodista de El Periódico también pone de relieve el “denominador común”:

“La diferencia es que, en los locos años 20, solo se necesitaron dos muertes, y no miles de ellas en una guerra, para encender a la opinión pública. "Pero hay un denominador común entre entonces y nuestra era: el caso de Sacco y Vanzetti ardió por el combustible del terrorismo y como resultado de la fobia a la inmigración", se lee en el Globe. "Su ejecución aún resuena como un lúgubre acorde, y aun así pocos americanos saben por qué fueron arrestados y qué ocurrió en el juicio", dice The New York Times. En efecto, en aquellos años la xenofobia de la sociedad estadounidense fue la que provocó esa ejecución. Para ello se maquillaron las pruebas y se pretendió que Sacco y Vanzetti iban armados hasta los dientes la noche del arresto. La verdad es que fueron ejecutados por su doble condición de anarquistas e inmigrantes pobres.

“En 1920, el ciudadano medio se enfrentaba a una nación que no reconocía en un mundo desconocido. Y bajo la Prohibición, ni siquiera podía pedir una cerveza para reírse de los cambios. Teniendo en cuenta esta incertidumbre, ser cabeza de turco era natural”, escribe Watson sobre los dos chivos expiatorios más famosos de todos los tiempos.

Es verdad que en aquellos años el comunismo y el anarquismo eran las ideologías de la clase obrera en su lucha contra la explotación capitalista. De ahí el miedo del Gobierno de los EEUU y de la clase dominante a la guerra de clases que en ese país recordaba el fin del sistema zarista en Rusia.

La condena, con insuficientes pruebas, sacó a medio planeta a la calle”, pero “la presión internacional no pudo hacer nada”, nos recuerda Noelia Sastre. Sin embargo, nos recuerda también: “Medio siglo después, en el 50° aniversario de su muerte, el país revisó el caso, pidió disculpas a sus descendientes y los exoneró de manera simbólica en una orden firmada por el entonces gobernador de Massachusetts, Michael Dukakis.”

Grana
do y Delgado, 44 años después

El paralelismo entre el caso Zacco y Vanzetti y el caso Granado-Delgado es evidente y por ello, después que el periodista Carlos Fonseca lo pusiera de relieve en su libro de 1998, “Garrote vil para dos inocentes, el caso Delgado-Granado” (Ed. Temas de Hoy), la prensa española lo ha resaltado en diversas ocasiones en estos últimos años. No sólo porque es también evidente la inocencia de los dos agarrotados en 1963 sino por la arbitrariedad y parcialidad de la “justicia” franquista.

Sin embargo, a diferencia de los EEUU que si revisó el caso Sacco y Vanzetti y pidió disculpas a sus descendientes, la España “democrática” ha sido incapaz de hacerlo con Granado y Delgado. Peor aún: transcurridos más de 30 años después de la desaparición del Dictador y del pretendido restablecimiento de la Democracia, las víctimas de la represión fascista siguen esperando su rehabilitación.

En el folleto “Contra el olvido y la injusticia” (Editado por CGT), Rafa Mestre precisa bien claramente el por qué esto es aún así:

“Como es bien sabido, tras varios años de instrucción, la Sala V de lo militar del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado en 1998 por los familiares (Pilar Vaquerizo y Francisco Delgado) de los anarquistas Francisco Granado Gata y Joaquín Delgado Martínez, contra el juicio en consejo de guerra de 1963, en el que fueron condenados a pena de muerte. La posición de este alto tribunal no es nueva. Anteriormente denegó el recurso de revisión de la condena a muerte del anarcosindicalista Joan Peiró en 1942, interpuesto por su hija Guillermina, así como denegó el recurso presentado por las hermanas de Salvador Puig Antich, del Movimiento Ibérico de Liberación, y el caso de José Pellicer, uno de los organizadores de la val
enciana Columna de Hierro. La mayoría conservadora, por no decir retrógrada y fascista, de los tribunales de justicia impide que prosperen los recursos de revisión de las sentencias franquistas.”

Pero también esto es así por el miedo a la memoria del actual Gobierno socialista, que sigue negándose a que la Ley de “memoria histórica” sirva claramente para que las víctimas de la represión franquista puedan por fin ser rehabilitadas moral y jurídicamente.

Octavio Alberola


Curiosamente, mientras que, 80 años después, vuelve a la actualidad en EEUU el asesinato legal de los dos inmigrantes anarquistas italianos gracias al libro Sacco y Vanzetti: los hombres, los asesinatos y el juicio a la humanidad, del periodista Bruce Watson, aquí en España se intenta dar carpetazo al caso de los compañeros Granado y Delgado: dos inocentes que fueron ajusticiados por el Estado franquista y que el actual régimen "democrático" quiere enterrar en el olvido. En EEUU, medio siglo después, en el 50° aniversario de la muerte de Sacco y Vanzetti, el país revisó el caso, pidió disculpas a sus descendientes y los exoneró de manera simbólica en una orden firmada por el entonces gobernador de Massachusetts, Michael Dukakis. De la ejecución de Granado y Delgado han pasado ya 44 años. Quizás tengamos que esperar otros 6 para que ocurra algo parecido. Entonces, a lo mejor Manuel Fraga, presidente honorífico del PP y uno de los firmantes de la condena a muerte a garrote vil de dos inocentes, habrá fallecido. Y sería una pena, penita, pena…
Carlos Peña

Los Sacco y Vanzetti españoles
Carlos Fonseca


La noche del 23 de agosto de 1927, tras siete años de prisión, recursos y apelaciones, dos inmigrantes italianos fueron ejecutados en la silla eléctrica de la cárcel de Boston en el estado norteameriano de Massachusetts, acusados de un robo con dos muertes que no habían cometido. Aquellos hombres eran Nicolás Sacco y Bartolomé Vanzetti y su único delito era ser anarquistas. Así lo constató uno de los jueces que los condenó al declarar solemnemente: "No se si cometieron o no el robo y el asesinato, pero son anarquistas y, por lo tanto, culpables". Estados Unidos había decretado en 1921 leyes que impedían la emigración de obreros europeos y una ola de xenofobia recorría todo el país, temeroso del contagio de las ideas libertarias y comunistas procedentes de Europa. Su muerte provocó una enorme ola de protestas en todo el mundo e inscribió para la historia uno de los sucesos más negros de la justicia. Cincuenta años después, el 23 de agosto de 1977, el entonces gobernador del Estado de Massachusetss, Michael Dukakis, reconoció públicamente la inocencia de las víctimas y pidió que "todo estigma y desgracia sea removido para siempre de los nombres de Sacco y Vanzetti y del nombre de su familia".

Conocí la historia de Sacco y Vanzetti gracias a una película del mismo nombre que por aquellas mismas fechas llegó a nuestro país aprovechando los primeros resquicios de libertad. El director era Giuliano Montaldo y en la banda sonora Joan Baez entonaba una balada en recuerdo de los dos anarquistas. Veinte años después descubrí un caso similar en la persona de dos jóvenes anarquistas españoles, Francisco Granado y Joaquín Delgado, que fueron ajusticiados a garrote vil en la cárcel de Carabanchel en la madrugada del 17 de agosto de 1963 por la colocación de dos bombas en el centro de Madrid con las que nada tenían que ver. En tan solo diecisiete días fueron detenidos, juzgados, condenados y asesinados pese a las protestas que clamaron en vano por su inocencia. Como Sacco y Vanzetti, su único delito fue ser anarquistas.

Su muerte tuvo, además, el castigo añadido del olvido. Cuatro meses antes de la misma la dictadura había fusilado al dirigente comunista Julián Grimau, acusado de un delito de "rebelión militar", y una ola de manifestaciones recorrió Europa y América. Nikita Jruschev, Willy Brandt, Harold Wilson, el cardenal Montini, que meses después se convertiría en Papa, y hasta la reina Isabel II de Inglatera dirigieron peticiones de clemencia que fueron desoídas por Franco. Grimau fue ejecutado, pero su imagen ha trascendido al paso de los años y permanece en la memoria colectiva como ejemplo de la intransigencia y el rencor del dictador. No ha ocurrido lo mismo con Delgado y Granado, a quienes el tiempo ha reducido, en el mejor de los casos, a una escueta y fría referencia de dos líneas en algunos libros de historia.

Tuvieron que pasar 35 años (hasta 1998) para que los verdaderos autores de la colocación de las bombas por las que Delgado y Granado fueron ajusticiados se decidieran a presentarse en público para contar lo ocurrido, hacer justicia y recuperar la memoria de sus compañeros. Antonio Martín y Sergio Hernández, que así se llaman, buscaban también con su confesión aligerar el peso de una tragedia que les ha perseguido desde entonces. Un gesto que sirvió para que las familias de las dos víctimas presentaran el 3 de febrero de 1998 un recurso de revisión contra la sentencia que condenó a muerte a sus seres queridos ante la Sala Quinta del Tribunal Supremo, que meses después lo desestimó. El recurso de amparo presentado después ante el Tribunal Constitucional está hoy pendiente de resolución. Me topé con esta historia mientras perseguía la pista de un sinuoso personaje, Jacinto Ángel Guerrero Lucas, en otro tiempo militante de las Juventudes Libertarias y años después colaborador del Ministerio del Interior. Comencé a indagar en la vida y la trayectoria militante de los cuatro personajes marcados por aquellos acontecimientos (Francisco, Joaquín, Antonio y Sergio) y en el nacimiento, desarrollo y disolución de Defensa Interior (DI), el organismo conspirativo al que todos ellos pertenecían, que fue creado por los anarquistas para hostigar a la dictadura con acciones armadas e intentar, incluso, el asesinato del Franco. Todo ello en una época en la que el régimen del Generalísimo intentaba maquillar su imagen exterior para hacerla más digerible, abandonaba el aislamiento internacional al que había estado sometido años antes, y conseguía ser aceptado por las democracias occidentales por su reconocido anticomunismo. Nació así el proyecto de lo que luego fue "Garrote vil para dos inocentes" (Editorial Temas de Hoy, octubre de 1998.

Un trabajo para el que recopilé información en archivos judiciales, del Ejército, policiales y del Movimiento Libertario, además del Archivo Histórico Nacional, que custodia parte de la documentación interna de la Comisaría General de Investigación Social, la Social, la Policía política de Franco. Completó la información documental con el testimonio de los protagonistas de la época que aún viven que, salvo en algunos casos, accedieron a contarme los hechos tal y como los vivieron, aportando así la versión más fiel de lo ocurrido.

Evocar hechos de nuestro pasado más reciente puede ser interpretado por algunos como un ajuste de cuentas, un intento de remover en los aspectos más sórdidos del pasado y una contribución para mantener abierta la tremenda herida que supuso la guerra civil y los cuarenta años de dictadura. Nada de ello me movió a escribir el libro, tan sólo el convencimiento de que la verdad debe prevalecer por encima de intereses o conveniencias.

Pero al escribir sobre Delgado y Granado no pretendo tan sólo dar a conocer unos hechos desconocidos para muchos, quise también que fuese un ejercicio de justicia para las víctimas y sus familias que son, en definitiva, quienes aún sufren en silencio el vacío de sus seres queridos, y cuya memoria tienen derecho a recuperar. Para que algún día, como en el caso de Sacco y Vanzetti, se reconozca públicamente su inocencia y todo estigma y desgracia sea removido para siempre de sus nombres y de sus familias". Que así sea.

OTROS ARTICULOS:
*INICIATIVA SOCIALISTA (CARLOS ARTOLA 1997)
*ASOCIACION DE FAMILIARES Y AMIGOS REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO
*MEMORIA LIBERTARIA (POR EL LIBRO "UN CRIMEN LEGAL")
*Una TV desvela que Franco ejecutó a dos inocentes
* DIARIO ROJO Y NEGRO (ESPAÑA)

2 comentarios:

Leftraru dijo...

Saludos che, muy buena la data. Excelente Programa, queria saber como puedo hacer para hacerme seguidor de este blog.

Saludos desde Berazategui.

Leftraru.

ATRAPADOS EN RADIO (contacto) dijo...

HOLA LEFTRAU, GRACIAS POR COMUNICARTE, PODES ESCRIBIRNOS A atrpadosenlibertad@hotmail.com ASI INICIAMOS UN CONTACTO MAS DIRECTO,GRACIAS, SALUDOS!!!