miércoles, 9 de diciembre de 2009

CARLO GIULIANI

1. La Víctima – Carlo Giuliani, 23 años.
Vivía en un edificio okupa en Génova y trabajaba con el Centro Social del Noreste. Se llevaba bien con sus padres, a los que les dijo que posiblemente no fuera a las manifestaciones y que en vez iria a la playa. Tenía antecedentes penales por insultar a un oficial de policía.

PODES ESCUCHAR EL PROGRAMA





DESCARGA DIRECATA DESDE AQUI

Carlo Giuliani (14 de marzo de 1978 - 20 de julio de 2001) fue un activista italiano simpatizante del movimiento antiglobalización. El 20 de julio de 2001 murió tras recibir un disparo efectuado por un carabinero y ser atropellado por el vehículo en retirada en la Via Caffa de Génova durante uno de los disturbios de la Contracumbre del G8 en Génova. Las circunstancias de su muerte y la investigación subsiguiente generaron una gran polémica internacional, y actualmente siguen siendo discutidas.
Residente en el barrio de Righi, su familia era oriunda de Sestri Ponente. Carlo vivía con su padre Giuliano Giuliani, conocido sindicalista de la Confederación General Italiana de Trabajadores y su madre Haidi, que posteriormente fue senadora de Refundación Comunista. La muerte de Carlo Giuliani está vinculada a los disturbios ocurridos en Génova el 20 de julio de 2001 en la Via Tolemaide en el distrito de Foce cerca de la Estación de Brignole, donde se produjeron violentos enfrentamientos entre los manifestantes anti-G8 y efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad italianos, concretamente policía estatal y policía militar, los conocidos carabinieri. La participación en dichos eventos de Giuliani, según sus amigos y la familia, se vio alentada por los informes sobre los disturbios que circulaban en esas horas. Según estos testimonios, estas noticias le convencieron de renunciar al viaje a la playa que pensaba hacer por la mañana para ir a la manifestación del movimiento antiglobal Tute Bianche, Túnicas Blancas, de inspiración neozapatista


Durante un enfrentamiento violento entre los manifestantes y las fuerzas del orden en Piazza Alimonda, el conductor y dos soldados que iban en un Land Rover Defender quedaron bloqueados junto a un contenedor durante la retirada de los cerca de 70 militares que estaban en la plaza.Según el testimonio de Dylan Martínez, reportero gráfico de Reuters que fotografió la escena, algunos manifestantes, «en su mayoría con cascos o máscaras», «apedrearon el vehículo, luego saltaron sobre su techo y comenzaron a romper sus cristales con barras de metal y pedazos de madera». Según la declaración del joven carabiniero que disparó «los cristales del vehículo, los laterales y posteriores (el coche sólo tiene protegidos por una tela metálica los cristales de delante) habían saltado en pedazos debido a las pedradas. Comencé a gritar al conductor que escapase y le chillé que nos estaban matando. De hecho, estábamos rodeados de manifestantes, que para mí eran centenares.» En mitad de la refriega, Carlo Giuliani, «tomó un extintor de fuego que estaba en el suelo, lo levantó sobre su cabeza con ambas manos y rompió la ventanilla trasera del vehículo».

Las fotografías del reportero muestran a Giuliani «vestido con pantalones vaqueros, una camiseta sin mangas y un pasamontañas negro», sosteniendo en alto el extintor mientras la mano del soldado asoma por la ventanilla rota. En ese instante, «del interior del jeep salieron dos disparos y el manifestante cayó al suelo». En medio de la confusión, el conductor maniobró para salir del atasco, pasando una vez marcha atrás y otra vez hacia delante por encima del cuerpo de Giuliani.

La batalla continuó en torno al cuerpo de Giuliani hasta que los servicios médicos del Foro Social de Génova acudieron a auxiliarle. Una enfermera alemana intentó un masaje cardíaco, pedía oxígeno pero no se encuentra, llamaba un médico, pero en la ambulancia cercana no estaba. Finalmente Carlo Giuliani falleció, y la policía formó un cordón en torno a su cuerpo. Los manifestantes increpaban a la policía: "¡Asesinos! ¡Reíd, asesinos!". Poco tiempo después, una furgoneta del ayuntamiento de Génova llegó a la plaza a recoger el cuerpo.
La batalla continuó en torno al cuerpo de Giuliani hasta que los servicios médicos del Foro Social de Génova acudieron a auxiliarle. Una enfermera alemana intentó un masaje cardíaco, pedía oxígeno pero no se encuentra, llamaba un médico, pero en la ambulancia cercana no estaba. Finalmente Carlo Giuliani falleció, y la policía formó un cordón en torno a su cuerpo. Los manifestantes increpaban a la policía: "¡Asesinos! ¡Reíd, asesinos!". Poco tiempo después, una furgoneta del ayuntamiento de Génova llegó a la plaza a recoger el cuerpo.

Investigación judicial

Todos los cargos en contra del carabiniero que disparó, Mario Placanica, fueron retirados cuando la juez que presidía el caso, Elena Daloiso, llegó a la conclusión de que la bala que golpeó a Giuliani no iba directamente encaminada a él y había "rebotado en yeso".[14] La juez dictaminó que Placanica había actuado en legítima defensa, y el caso no llegó a juicio.[15] La resolución de la juez Elena Daloiso, que ya había sido objeto de fuertes críticas, fue muy discutida por la prensa, así como el no haber procesado al conductor del Land Rover por haber atropellado a Giuliani sobre la base de que el mismo ya estaba muerto. Los médicos que atendieron a Giuliani después de que fuera atropellado declararon que su corazón seguía latiendo,[16] lo cual fue confirmado más tarde por el profesor Marco Salvi durante el juicio que se celebró en Génova contra algunos de los manifestantes, presuntamente involucrados en los enfrentamientos el mismo día que Giuliani fue asesinado. El profesor Marco Salvi, médico forense, había actuado previamente como consultor para Silvio Franz, el fiscal que llevó el caso contra Mario Placanica, y declaró en el posterior juicio de Génova que Giuliani había sido víctima de un "impacto directo", contradiciendo así el "cambio de rumbo de la bala" en que se basó la decisión de no juzgar a Placanica.

Placanica cambió su versión de los hechos en cuatro ocasiones, y a finales de 2003 declaró al diario de Bolonia Il Resto del Carlino: "he sido utilizado para encubrir la responsabilidad de otros". Denunciaba que la escena de la muerte "fue contaminada para ocultar pruebas relevantes", destacaba que la bala encontrada en el cuerpo de Giuliani no se corresponde con la munición utilizada por los carabinieri, y declaraba que el disparo mortal había llegado desde algún lugar del exterior, de las fuerzas del orden en la plaza.

Después de hacer esta declaración, Placanica sufrió un accidente de coche que sus abogados calificaron de "sospechoso". Estando de baja por enfermedad -una depresión aparentemente ocasionada por los sucesos en cuestión- y después de haber visitado a su abogado para denunciar que sospechaba que alguien estaba manipulando su auto, su auto perdió el control, se salió del camino y chocó. Platanica sufrió heridas graves que podrían haberle ocasionado una parálisis permanente. El padre de Carlo Giuliani declaró que no descartaba la posibilidad de que el accidente hubiera sido provocado, y que "tanto él como su mujer hacía tiempo que temían por la vida del joven policía", puesto que "sus declaraciones contradictorias indicaban que el 20 de julio pasó algo distinto a lo que nos han hecho creer". Placanica fue mantenido en aislamiento tras el incidente, y no se permitió a sus padres visitarlo en el hospital

En abril de 2005, Placanica fue licenciado de los carabinieri, por "no ser apto para el servicio" debido a una enfermedad derivada del servicio. El abogado de Placanica comentó que eran "motivos psíquicos".

Tras su muerte, la figura de Carlo se ha convertido en un símbolo para los activistas antiglobalización. En abril de 2003 RisorAnziani, una asociación de solidaridad con las personas ancianas, creada a iniciativa de sindicato CGIL inauguró un colegio en el Sahara dedicado A Giuliani

En octubre de 2006 el grupo de Refundación Comunista en el senado decidió llamar Carlo Giuliani a la sede de su oficina. Esta iniciativa genero una gran polémica por parte de los grupos de centro derecha y representantes de la policía y los carabinieri que pidieron al Jefe del Estado Giorgio Napolitano, que lo impidiese. Finalmente el Presidente de la República resolvió a favor de los senadores comunistas.

Más ejemplo son la Caravana Libertaria Carlo Giuliani de México o la Piazza Carlo Giuliani en la misma Italia.


El asesinato de Carlo Giuliani

Génova, Italia, viernes 20 de julio de 2001, calle Caffa
(cerca de la Plaza Tommasseo)

"Yo viví en la ciudad en tiempos
del desorden, viví en medio de
mi gente en tiempos de rebelión.

Así pasé los años que me tocó vivir."
Daniel Viglietti

1
El joven activista antiglobalización Carlo Gi
uliani, de 23 años, se dirige al land rover de los carabineros y hace ademán de amenazarlos con un extintor. Un carabiniere le apunta a la cabeza con su arma reglamentaria y hace fuego.







2
El m
anifestante es abatido como consecuencia de los disparos cayendo detrás de la rueda trasera izquierda del todoterreno con matrícula CC AE-217. Otro activista intenta socorrerlo.


3
El land rover de la policía da marcha atrás y hace retroceder despavorido
s a los compañeros del abatido.





4

El t
odoterreno pasa por encima del cuerpo de Carlo.










5
El vehículo policial se retira apresuradamente del lugar del crimen pasan
do por segunda vez por encima del cuerpo de Carlo mientras una dotación de antidisturbios se acerca.

6
Un camarada intenta socorrer a Carlo inutilmente, de cuya cabeza mana gran cantidad de sangre.



7

Los antidisturbios efectúan una violenta car
ga con el objetivo de alejar de la zona a manifestantes y posibles testigos.





8

Lo
s servicios de atención médica de urgencia llegan al lugar. Rodeada por un cordon policial, la doctora Valerio intenta reanimar a Carlo pero constata que tiene al menos una herida de bala en la parte frontal de la cabeza incompatible con la vida.


9

Los mandatarios prosiguen el orden del día de la Cumbre del G-8 con absoluta normalidad. En el Palacio Ducal de Génova Silvio Berlusconi se
congratula de los objetivos del cónclave por su "alma humanitaria" y "corazón generoso" mientras Carlo Giuliani, activista antiglobalización de 23 años, yace muerto en una calle cercana. Entre las docenas de detenidos en la manifestación no se encuentra su asesino.

LINK A NODO50.ORG










2. El coche policial había chocado contra un cubo de basura de metal volcado a un costado de la calle. Suceden dos cosas: por un lado los manifestantes se acercan al vehiculo, y por otro lado se ve claramente el extintor, que es arrojado contra ellos por la ventana trasera rota.
En primer lugar es dificil que el extintor pertenezca a los manifestantes, ya que es muy pesado para llevar corriendo. Y más aún, no cae dentro del vehiculo, como uno espera que suceda si se arrojara hacia o contra la ventana.
En el fondo de la foto, el carabiniero de la derecha llama pidiendo refuerzos, los cuales están a menos de treinta metros.

3. El manifestante de la izquierda que lleva la sudadera azulada hace el gesto de estar a punto de lanzar una piedra. El carabiniero de atrás, que tenía la pistola fuera de la ventana trasera, le apunta.
Carlo Guiliani (con pasamontañas, abajo derecha) está de pie presumiblemente mirando hacia el extintor. Aún no es visto por el policía de la pistola.
Mientras, los otros manifestantes intentan introducir un tablón de madera dentro del Land Rover.



4. El manifestante de la sudadera azulada ha visto que el policía le apuntaba con la pistola e intenta alejarse del coche policial.
Se pue
de ver a Carlo Giuliani comenzando a levantar el extintor. Es muy posible que el policía de la pistola siga sin haber visto a Carlo, que además de estar agachado, tiene justo delante de él al otro manifestante, el cual está a punto de tropezar con el extintor. Los manifestantes del fondo que están con el tablón de madera no parecen haberse dado cuenta de que el policía ha sacado su arma.












5. Aquí
vemos cómo el manifestante de la sudadera azulada ya ha caido. Los del tablón parecen estar listos para huir (lo han sacado de la ventana y se han dado la vuelta). Carlo Giuliani termina de levantar el extintor en el instante en que sería visto por primera vez con claridad por el policía de la pistola. Este es el instante en que se efectúa el disparo.


6. Foto 5 ampliada. Carlo está mirando posiblemente hacia el policía que le apunta. Tiene el extintor en sus manos justo delante de su cara. Hasta este momento no parece que fuera a arrojarlo, ya que la posición de sus brazos es más defensiva que ofensiva.
Aún así el policía dispara, pero no para "defenderse" de Carlo ya que en los pocos segundos que dura toda la acción, varios manifestantes atacan el coche (al menos otro también fue justo antes apuntado por el policía) y Carlo aparentemente recibe el disparo prácticamente en el mismo momento de ser visto.
Pareciera más bien que fue un acto indiscriminado. El policía iba a disparar, y Carlo fue muerto por encontrarse en ese instante más cerca del coche.
No fue autodefensa, fue asesinato.






7. Carlo cae al suelo. La sangre está saliendo de su ojo izquierdo, aparentemente el lugar de entrada de la bala. La fuerza de la bala lo hizo girar antes de caer. Según algunas versiones recibió dos disparos (otro en la frente).
Justo en ese momento otro activista se agacha a coger una piedra cuando se da c
uenta de que Carlo ha sido disparado.

8. La parte delantera del Land Rover se encuentra todavía empotrado contra el cubo de basura. Los manifestantes huyen ante la posibilidad de que el policía siga disparando.


9. El conductor da marcha atrás girando el volante, y la rueda trasera pasa por encima del estómago de Carlo.




10. El coche policial avanza volviendo a pasar por encima de Carlo, esta vez aplastándole los muslos.
El coche se mueve sólo unos pocos metros, y se puede observar a los resfuerzos policiales con ropa antisiturbios. ¿Si estaban tan cerca del Land Rover, existía realmente la necesidad de disparar? ¿Existía además la necesidad de luego atropellar a Carlo tan salvajemente? Observen que el policía de la izquierda se lleva las manos al casco, en actitud de shock. Al p
olicía que hizo el disparo se lo ve en la parte de atrás del vehículo (parece que llevara un pasamontañas que se pone debajo de la máscara antigas de los carabinieros).



11. En esta ampliación podemos ver que el orificio de entrada de la bala es el ojo izquierdo, y el probable de salida detrás de la sien izquierda.





12. Varios manifestantes corren hacia Carlo e intentan evitar que se desangre. Ya ha derramado más de un litro de sangre por fuera, y seguro mucho más dentro de la cavidad craneal.











13. Alguien ha puesto a Carlo lo que podría ser una chaqueta. Los enfrentamientos continúan, y un manifestante trata de retirar del medio el cuerpo de Carlo mientras otro aparentemente le rec
rimina la falta de cuidado.
















14. Alguien ha puesto un pañuelo o venda bajo la cabeza de Carlo.
Según los infor
mes, policías y manifestantes se enfrentaron durante varias horas muy cerca del cuerpo de Carlo. Podemos observar que la vestimenta de este grupo de antidisturbios es distinta a la de las fotos 2 y 10.








15. Cuando los policías consiguen formar un cerco al rededor del cuerpo de Carlo, se acerca el personal sanitario. Le desvisten desde la cintura y le quitan el pasamontañas. Ya no se puede hacer nada. Una enfermera se lleva las manos a la cabeza en actitud de desesperación.

16. Policías y carabinieros observan con indiferencia el cuerpo de
Carlo
. Podemos ver cómo el estómago y los muslos se encuentran hundidos por efecto del atropello.
















































SEAS TU TAMBIEN UNO QUE SOSTIENE AL COMITE' "PIAZZA CARLO GIULIANI O.N.L.U.S."

El Comitaté Piazza Carlo Giuliani o.n.l.u.s., excluida cualquier finalidad de lucro, tiene como finalidad promover actividades de tutela de los derechos civiles y en particular:

  • afirmar el respeto por la vida de todos y de quien, como Carlo, era solo un joven que quería un mundo más justo;

  • confirmar el derecho, establecido por la Constitución, a manifestar el proprio pensamiento y a poder expresarlo públicamente en la calle, sin que ningún gobierno intente impedirlo utilizando las "fuerzas del orden" como instrumento de represión y de inadmisible violencia;

  • informar sobre los sucesos de Génova de julio de 2001, denunciando censuras, falsedades y omisiones de los órganos de información, al fin de obtener el reconocimiento de los derechos civiles violados, verdad y justicia;

  • incrementar el "Fondo in memoria di Carlo Giuliani" para proseguir y ampliar las iniciativas de solidaridad internacional.

Por estos objetivos la Asociación se propone promover, tanto en Italia, como a nivel internacional, iniciativas y proyectos de solidaridad a favor de cualquier persona a quien le sean negados los derechos civiles fundamentales; se propone además instaurar relaciones activas con ciudadanos, asociaciones, movimientos y partidos de todo el mundo - siempre en el respeto de la autonomía de cada uno- que reconozcan como propia la finalidad de tutelar los derechos civiles y la libertad.
Todos aquellos que compartan tal finalidad pueden, a petición, adherirse al Comité.

PARA QUE TU TAMBIÉN SEAS UNO QUE SOSTIENE AL COMITÉ,
DESCARGA AQUÍ EL FORMULARIO DE ADHESIÓN


LAS MADRES EN ITALIA
EN GÉNOVA, POR CARLO GIULIANI Y LOS 5 PATRIOTAS CUBANOS

Todos los 20 de cada mes, la madre de Carlo Giuliani, el manifestante asesinado en la movilización del 20 de julio de 2001 contra el G8, se reúne con un grupo de compañeros de la ciudad, y realizan un acto en la esquina donde fue asesinado a manos de la policía hace seis años. Exactamente a las 5:27, que es la hora en la que Carlo fue asesinado, comienzan a aplaudir ininterrumpidamente durante un minuto. Pero este fue un 20 muy especial, porque la mamá de Carlo, que conoce a Hebe desde el 2001 ya que ella estaba presente en Génova y en la movilización cuando ocurrió este asesinato, espera desde entonces que las Madres puedan acompañar una de las marchas y este sábado fue posible gracias a la presencia de Mercedes de Meroño y Celia de Pórsperi, las dos Madres que estuvieron allí, generando una tremenda emoción en los familiares, amigos y compañeros de Carlo. Antes de concluir la concentración, se realizó un acto espontáneo exigiendo la libertad de los cinco patriotas cubanos presos del imperialismo y la mamá de Carlo pronunció un breve discurso lleno de palabras de amor y reconocimiento hacia las Madres. Ella contó que siempre lleva colgado el medallón que Hebe le regaló hace 6 años y reconoció en ellas un ejemplo de perseverancia para todas las luchas y contó que a partir de las marchas que las Madres hacen todos los jueves, ella tuvo la idea de tomar esa experiencia y realizar la propia todos los 20 de cada mes. Luego de este encuentro, las Madres se reúnen con la delegación representante de La Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo para asistir al 2º Encuentro Internacional de Mujeres en Lucha, que se llevará a cabo entre el 22 y el 25 de octubre en Roma. .


1 comentario:

Anónimo dijo...

La estación de trabajo de Ford lleva a su oficina a su vehículo, por lo que es más fácil hacer negocios en Houston que nunca. Pregunte a su distribuidor Ford Houston sobre las opciones disponibles .rn   rnCon una computadora en el tablero de su camioneta Ford o camioneta , usted conduce alrededor de Texas , sin tener que rastrear de nuevo a su oficina en Houston para llenar un formulario o enviar una orden de trabajo. Simplemente conéctese a su ordenador desde el Ford y comprobar los correos electrónicos , hojas de cálculo y llenar la información de registro . Su concesionario Ford Houston puede discutir con usted los beneficios de la estación de trabajo de Ford .

[url=http://motoreviewnow.info/sandberg-volvo/]Sandberg Volvo[/url]